Reflexionar

Los procesos de autofortalecimiento pueden estar impulsados por la necesidad de abordar una preocupación apremiante para su territorio o de aprovechar una nueva oportunidad. En todos los casos, un punto de partida útil es tener una discusión comunitaria para explorar y confirmar:

  • si su comunidad es custodia de un territorio de vida;
  • cuál es el estado de ese territorio de vida;
  • si su comunidad quiere embarcarse en un proceso de autofortalecimiento y cómo quiere hacerlo.

Los ‘territorios de vida’ son muy diversos, pero los territorios de vida ‘bien definidos’ tienen tres características en común:

  • Hay una conexión estrecha y profunda entre un territorio y un pueblo indígena o una comunidad local custodia.
  • El pueblo o la comunidad custodia puede tomar decisiones y establecer normas sobre el territorio (por ejemplo, con respecto a su acceso y uso), esto significa que hay una institución de gobernanza que funciona.
  • Las decisiones de gobernanza y los esfuerzos de gestión de dicho pueblo o comunidad custodia contribuyen tanto a conservar la naturaleza en el territorio, como a asegurar los medios de vida y el bienestar de la comunidad.

Es útil entender el ‘estado’ de cualquier territorio de vida existente o potencial, es decir, si es o está:

  • Definido: el territorio cumple con las tres características, es decir, existe una conexión profunda entre la comunidad y el territorio, hay una gobernanza comunitaria que funciona de forma eficaz y, además, hay resultados efectivos en cuanto a conservación, medios de vida y bienestar.
  • Degradado: el territorio tuvo las tres características en el pasado, pero en la actualidad algunas de ellas no están completamente presentes debido a perturbaciones que la comunidad custodia cree que se pueden revertir o contrarrestar.
  • Deseado: el territorio nunca tuvo las tres características, pero la comunidad que está interesada en ser su custodia considera que tiene el potencial de desarrollarlas.

Sin importar el estado del territorio de vida, un proceso de autofortalecimiento puede ayudar a la comunidad custodia a entenderlo y cuidarlo mejor. La comunidad define y lidera el proceso de autofortalecimiento. Para que esto suceda, se necesita compromiso y un plan (flexible).

Note

Para esta guía, “comunidad” se usa para referirse a quienes se autoidentifican como custodios de un territorio de vida determinado. De este modo, el término se refiere a Pueblos Indígenas, comunidades locales o móviles, múltiples comunidades que trabajan en conjunto u otros grupos, según corresponda.

Foto: © Grazia Borrini-Feyerabend