Visionar y Celebrar

Un momento fundacional en cualquier proceso de autofortalecimiento es cuando la comunidad se reconoce a sí misma como la custodia de su territorio de vida y se compromete colectivamente a mantener ese rol en el futuro. Este compromiso puede darse de forma diferente, pero usualmente se centra en capacidades colectivas y la voluntad de gobernar y gestionar el territorio

El autorreconocimiento de una comunidad custodia a menudo es más fuerte cuando proviene de una visión compartida sobre el territorio de vida.  Algunas comunidades piensan que tal visión está implícita en sus creencias espirituales y su forma de vida, pero de todos modos opinan que es útil explicitarla. Otros creen que es útil generar, o desarrollar más, y articular esa visión.  Si bien crear acuerdos sobre una visión compartida no es tarea fácil, este objetivo a menudo es alcanzado con facilitadores sensibles y tiempo para que la comunidad discuta y evalúe las opciones. 

El momento de autorreconocimiento colectivo puede culminar en un solo evento en que las personas declaren su visión sobre el futuro que desean, se comprometan con su rol como custodios y despierten entre sí su entusiasmo y sentido de unidad. No obstante, esto usualmente requiere una organización previa considerable, ya que generar visiones comunes puede tardar meses o años.

En todos los casos, cuando una comunidad se reconoce a sí misma como custodia del territorio de vida y se compromete a continuar cumpliendo ese rol, ¡ese momento merece una celebración!

Foto: © Ashish Kothari