Actuar con otros

Muchas comunidades custodias se enfrentan a desafíos similares. Por lo tanto, pueden beneficiarse al compartir experiencias y unir fuerzas. En este sentido, el fin último del autofortalecimiento incluye el fortalecimiento mutuo entre pares y aliados, lo que generalmente comienza con algún tipo de red.

Las redes y la organización para la acción colaborativa nacionales (y a veces internacionales) pueden ayudar a crear una masa crítica de apoyo para los territorios de vida, lo que a su vez genera:

  • conciencia mutua y solidaridad, incluido el abordaje de amenazas a los territorios de vida;
  • más medios de acción (unidos desde fuentes diversas);
  • mejor comprensión de los asuntos y las prioridades que comparten, incluido el abordaje de oportunidades y el uso efectivo de recursos;
  • mayor visibilidad nacional e internacional de los amplios beneficios de los territorios de vida;
  • incidencia efectiva para mejores políticas y prácticas.

Los esfuerzos conjuntos a menudo comienzan con intercambios y aprendizaje entre comunidades custodias vecinas y sus aliados, por ejemplo: visitas, diálogos y talleres u otras iniciativas, tales como dar apoyo para solucionar un problema.

Con el tiempo, pueden generar redes o plataformas más regulares o incluso formales y desarrollar acciones de apoyo mutuo y esfuerzos por la defensa. Algunos ejemplos:

  • análisis y planificación conjunta para identificar y actuar ante asuntos y prioridades nacionales e internacionales.
  • campañas de comunicación para aumentar la visibilidad de los territorios de vida y buscar apoyo para actuar ante amenazas específicas y otros objetivos de defensa.
  • procesos de apoyo y revisión entre pares, tales como los necesarios para el registro TICCA nacional e internacional.
  • registros nacionales e internacionales o bases de datos para compartir información sobre los territorios de vida.
  • campañas para el reconocimiento y el apoyo apropiados, incluyendo mejorar la legislación y las políticas nacionales o internacionales relevantes para los territorios de vida.

Foto: © Bruno Manser Fund